Santa Maria Madre del Rosario - Lectura Recomendada

06.10.2010 19:55

Santa María Madre del Rosario

 
¡Cursillo!... quizá nunca había rezado; en él aprendí a rezar.
¡Cursillo!... quizá nunca había valorado la oración; en él descubrí que en ella me encuentro con Dios.
¡Cursillo!... quizá nunca había dado sentido a la oración; en él encontré una comunidad orante.
Me mostró el camino de la oración.
Me inició en la oración.
 
Me entregó una forma de oración sencilla y sin complicaciones:
¡Puso en mis Manos el Santo Rosario! No como adorno, sino como "lazo de unión".
Fuerza en mi debilidad.                    
Luz en mis dudas.
Salida de mis dificultades.                
Sostén en mis desalientos.
Unión en la amistad.                          
Serenidad en la tormenta.
Equilibrio en la alegría.                     
Descanso en la fatiga.
 
Oración de María... El Ángel  la saluda:
Dios te salve, María.
Oración de María... Santa Isabel la aclama:
Bendita, Tú, entre las mujeres.
 
Oración de María... La Iglesia le reza:
Santa María, ruega por nosotros.
En el Santo Rosario se encuentra todo el Misterio de Cristo.
En el Santo Rosario se descubre toda la profundidad del Misterio de Cristo.
En el Santo Rosario se encuentra todo el fruto del Misterio de Cristo.
 
Los Misterios Gozosos:
Nos hacen reflexionar en el Misterio de la Encarnación; nos recuerdan al "Dios que Viene" a nosotros para atraer y renovar; nos invita a recibirlo con un corazón abierto y dispuesto.
 
Los Misterios Dolorosos:
Nos hacen reflexionar en el Misterio de la Cruz; nos recuerdan al "Dios que Está" con nosotros para salvarnos; nos invita a descubrir en la Cruz la prueba más grande de amor.
 
Los Misterios Luminosos:
Nos hacen reflexionar en los frutos del Misterio Redentor; nos recuerdan que Jesús dijo "Yo soy la Luz", e ilumina el Camino que nos salva; nos invita a seguirlo con total confianza, sostenidos por el Testimonio de su Vida.
 
Los Misterios Gloriosos:
Nos hacen reflexionar en el Misterio de la Pascua; nos recuerdan al "Dios que Obra" por nosotros; nos invitan a desarrollar, con generosidad y humildad, el dinamismo de la Vida Nueva.
 
EXTRACTO DEL LIBRO: SANTA MARIA DE COLORES
MONS. CANDIDO MONTAÑA,
EDICIONES 4° DIA