Santa Maria Madre del Encuentro con la Familia

09.11.2010 22:56

Santa María Madre del Encuentro con la familia



¡Cursillo!... me abrió los ojos y me hizo Ver que Mi Familia es el primer ambiente que debo ganar para Cristo.
¡Cursillo!... me serenó el corazón y me hizo Penetrar en Mi Familia para descubrir todos sus valores y virtudes.
¡Cursillo!... me conmovió el Ser y me hizo Reconocer lo que durante mucho tiempo estuvo en tinieblas: matrimonio, hijos, diálogo, unidad, oración, Misa, familia.
¡Cursillo!... me enseñó que la única solución es el amor, aunque cueste practicarlo.
¡Cursillo!... me comprometió a vivir en el amor para irradiarlo puro y transparente en un ambiente viciado e intoxicado.
 
Cuando volví a Mi Familia... ¡cuántas sorpresas y alegrías!
Cuando volví a Mi Familia... ¡qué distinto todo!
Cuando volví a Mi Casa comencé a valorar la vida y a tener un estilo nuevo.
Cuando volví a Mi Casa comencé Mi Cuarto Día: fue la primera experiencia, mi primera acción apostólica.
 
La oración familiar resultó ser el momento de mayor unidad y encuentro íntimo con el Señor.
La bendición de la mesa nos hizo conscientes de la presencia de Cristo en el encuentro familiar.
El rosario en familia fue difícil de ubicar, pero trajo serenidad y seguridad.
El diálogo íntimo matrimonial y familiar comenzó a transformar los corazones, a superar el orgullo y fortalecer los vínculos de unidad.
La lectura evangélica, conversada y dialogada se convirtió en camino de una Fe más ilustrada, más profunda, más vivida.
La Misa dominical sigue siendo el momento más importante de la semana: toda la familia se prepara para participar activamente y se compromete para vivir en cristiano la semana..



 



EXTRACTO DEL LIBRO: SANTA MARIA DE COLORES
MONS. CANDIDO MONTAÑA,
EDICIONES 4° DIA