Reuniones de Grupo

25.01.2011 23:35

 

 

Lectura Recomendada
 portada empezandoLa Reunión de Grupo


 

- Sí, y desde hace más de cuarenta años.


- ¡Cuarenta años ...! le interrumpió Miguel entre sorprendido y admirado.


- Si, cuarenta años, y te puedo asegurar que cada semana espero con ilusión el momento de hacerla.


- Desearía encontrar una Reunión de Grupo así lo conseguirás, no lo dudes, si realmente te lo propones.


Los dos callaron por un momento mientras tomaban algunos sorbos de café. El que rompió el silencio fue Miguel.


- Me has dicho que existen otras dos clases de Reunión de Grupo.


- Realmente la segunda no es diferente de la primera. Lo único que cambia es que en vez de ser tú el que busca a alguien para hacerla, eres tú el buscado y encontrado por alguien que tiene ilusión de hacerla contigo. Por esto se llama Reunión de Grupo "con quien debes". Si tú crees que tu tiempo disponible te lo permite y puedes aportar tu ilusión, es natural que aceptes la propuesta, sin olvidar nunca que tu deber de cristiano seglar es el de atender debidamente a las áreas de amor, trabajo y diversión que te debes a tí mismo y a los tuyos, sin convertirte en un "profesional" del Cursillo. Otra vez debo citar a Eduardo, que decía que las "quijotadas" que hacemos no deben estropear nuestra normalidad, pero que debemos hacer el suficiente número de "quijotadas" para que nuestra normalidad sea posible. Por lo demás, estas Reuniones de Grupo "con quien debes" son exactamente iguales en su formación, funcionamiento y finalidad a las que se hace "con quien quieres".


- Estoy intrigado por saber cual es la tercera clase de Reuniones de Grupo. No consigo imaginar como puede ser.


- Antes de continuar creo que conviene resaltar que esto de diferentes clases de Reunión de Grupo es sólo una manera de hablar. Como has visto, la primera y segunda manera de hacerla son exactamente iguales, sólo cambia el papel que ha desempeñado una persona al iniciarla. En cuanto a la tercera clase de Reunión de Grupo, tú ya la has hecho varias veces: es la que se hace al principio de las Ultreyas.


- ¡Ah, claro, tienes razón!


- En este caso las circunstancias cambian la finalidad de la Reunión. Lo que se busca, sobre todo, es conocer al mayor número posible de personas que asisten a la Ultreya. La mecánica de la Reunión es la misma, pero, naturalmente, no es necesario llegar al grado de intimidad a la que se llega con los amigos con los que te reúnes habitualmente. Por esta razón carecen de la condición de estabilidad que caracteriza a la Reunión propia y personal de cada uno. En este caso lo conveniente es hacerla con personas diferentes cada semana. 

 

 EXTRACTO DEL LIBRO: "EMPEZANDO EL 4º DÍA"
Bartolomé Arrom Gual
Ediciones 4° Día