AMISTADES

25.11.2010 20:47

 

SALMO 1:1: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;”

Tener buenos amigos es realmente una bendición de Dios. Cada día pareciera más difícil encontrarlos.
A menudo somos engañados por personas que tenian apariencia de bondad y buena amistad pero en un momento determinado sacaron su máscara hipócrita y mostraron quienes son en realidad.
Debemos ser muy cuidadosos al seleccionar a nuestros amigos. Generalmente el tiempo va mostrando quienes realmente lo son.
Los amigos siempre están para ayudar, dar aliento, corregirnos, y buscar nuestro bien. Cualquier amistad que no tenga estas características no vale la pena conservarla.
El dicho “dime con quien andas y te diré quien eres” muestra una realidad: Si fomentamos amistades con gente, aunque se diga cristiana, que es engañadora, chismosa, murmuradora, rencillosa, divisionista, peleadora, terminaremos nosotros siendo igual que ellos. El espíritu de ellos se nos pegará y nos dañará.
En cambio, si fomentamos amistad con gente cristiana, llena del Espíritu Santo, que tiene un lenguaje positivo y de fe, una vida cristalina alejada de todo lo corrupto y pecaminoso llegaremos a ser santos como ellos. Usted bien sabe la clase de amigos que ha tenido en este último tiempo. Usted sabe que la clase de vida que ellos llevan contradice lo que Dios quiere. El Señor le está diciendo en este día que deje de fomentar amistad con ellos. Eso no significa despreciarlos, sino acercarse a ellos sólo para hablarles de Cristo y que se conviertan al Señor, pero no para pasar tiempo de calidad con ellos. Los buenos amigos siempre buscan buenos amigos.


CONFESION DE FE:
HOY DECIDO TERMINAR MI AMISTAD CON AQUELLOS QUE CON SUS PALABRAS Y ACCIONES NO AMAN AL SEÑOR.

ORACION:
Ayúdame Señor a ser diferente en toda mi manera de ser y vivir. Te pido que me libres de amistades negativas. Dame la gracia de alejarme de todos aquellos que no te aman y si tengo que compartir con ellos, dame la gracia para poder hacerles entender que Tu eres el Rey Celestial, Dios del Cielo y de la tierra. Te pido que pongas en mi camino, amigos que sean hijos tuyos y vivan como tu Palabra lo ordena. Gracias Señor.